5 consejos para disfrutar sin engordar a las comidas navideñas

Todos sabemos que las Navidades ponen en “peligro” nuestro compromiso con la balanza, pero ¿podemos seguir algún consejo sencillo para tratar de evitarlo? Partamos de dos premisas. Primera: comer es un acto social especialmente en fiestas y compromisos, es inevitable, satisfactorio, familiar y divertido. Segunda: como decía el Profesor Grande Covián: «el único alimento que no engorda es el que se queda en el plato».

comilona-Navidad-fin-ano_MDSIMA20111231_0006_4

Diferentes estudios indican que en Navidad, se puede llegar de media a engordar entre 0,8 y 1,5 kilos. Esto supone aproximadamente una ingesta extra calórica de unas 3.000 o 4.000 kcal. Si estamos hablando de una media, y tenemos en cuenta que por un lado estos kilos de más pueden acumularse sobre situaciones de sobrepeso y obesidad, y por otro estos “kilos” son de difícil recuperación. Lo de “más vale prevenir que curar” toma todo su significado cuando hablamos de exceso calórico.

Os proponemos aquí unos consejos que seguro os pueden ayudar sin perjudicar el aspecto familiar y festivo de estos días tan especiales.

1) No ir a las comidas en ayunas: no es una buena práctica ayunar pensando que vamos a comer en exceso, porque precisamente esto es lo que conseguimos. Llegar a la comida con un hambre desmedida y acabar comiendo hasta lo que no queremos. Los días que tengamos prevista una de estas comidas, debemos comer como siempre y no saltarnos ingestas.

2) Comer despacio: En entornos familiares y con amigos es fácil comer sin pensar. Hablamos, nos reímos y no nos damos cuenta de lo que comemos. Como nuestro sistema fisiológico de la saciedad es hormonal y no nervioso. Cuando nuestro cerebro recibe la señal de parar, ya es demasiado tarde y hemos comido en exceso. Ello conlleva frecuentemente consecuencias indeseables en nuestro tránsito intestinal en forma de retortijón o diarrea. Comer despacio nos permitirá disfrutar más de la comida y de la compañía.

3) Atención con las bebidas: No tenemos porqué olvidar el agua aunque estemos de fiesta. No es necesario saciar toda nuestra sed con bebidas alcohólicas o con refrescos azucarados. Son este tipo de bebidas uno de los mayores componentes de las calorías extras que ingresamos estos días. No pasa nada por tomar dos copas de vino y dos de cava, pero si además has estado antes de cañas y después pasas a las copas, te lo pasarás muy bien, pero es imposible que no engordes.

4) Tener en cuenta las raciones: Esto es parecido a lo de ir de compras con el bolsillo lleno. Es difícil no comer lo que nos han servido, y con los platos a rebosar será difícil evitar el atracón. No hace falta pedir que nos sirvan en forma de tapas, pero mejor raciones prudentes y repetir si queremos más.

5) Tratar de compensar los excesos: Si no hemos seguido estos consejos o nos los hemos saltado, mejor tratar de compensar con una alimentación más ligera que situarnos en lo “de perdidos al rio”. No hace falta ayunar como decíamos, pero si podemos intercalar algunas comidas bajas en grasas y sin alcohol ni refrescos que harán que la sobrecarga de calorías sea menor al final.

Esperamos que os sean de utilidad y nos contéis si los habéis seguido.

Par una información exhaustiva sobre las Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos (Consenso FESNAD-SEEDO).

COMPÁRTELO:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *