¿Cómo ven el mercado de la salud en España desde el Reino Unido?

Traducción del artículo del 26 de marzo del 2013
Escrito por: Catarina Féria
Periodista freelance especializada en la industria farmacéutica. PMGroup Worldwide Limited
PMGroup, grupo mediático multicanal internacional líder en el sector farmacéutico.
https://www.pmlive.com/intelligence/country_reports/partial_privatisation_shakes_up_pharma_market

La privatización parcial transforma radicalmente el mercado farmacéutico en España

El sector farmacéutico se enfrenta al impago de facturas de medicamentos, a la reducción de precios y a medidas de contención de costes en unos tiempos convulsos para el sistema sanitario
La privatización de los hospitales y de la gestión de los centros de salud en Madrid marca el inicio de una importante transformación radical del sistema sanitario en España. Puede que la liberalización del mercado haya originado nuevas oportunidades, pero la industria farmacéutica todavía se enfrenta al impago de facturas de medicamentos, a la reducción de precios y a otras medidas draconianas de contención de costes. En la otra cara de la moneda, los pacientes temen que perderán el derecho de acceso a la asistencia sanitaria gratuita y los trabajadores sanitarios del sector público han estado protestando contra las reformas.
El plan de privatización parcial de la Comunidad Autónoma de Madrid involucró inicialmente a seis hospitales y a 27 centros de salud (el 10% de los servicios) y ha sido impulsado por Ignacio González, el presidente de la Comunidad de Madrid, por Javier Fernández Lasquetty, el consejero de Sanidad de dicha Comunidad, y por Antonio Burgueño, director general de Hospitales de Madrid.
El año pasado, el gobierno conservador (Partido Popular) de la Comunidad de Madrid introdujo el pago de un euro por cada receta que, junto con otras medidas de austeridad, chocó con una fuerte oposición. La subcontratación de la gestión de hospitales de prestigio a empresas privadas ha desatado todavía más el enfado de los trabajadores del sector público y de los pacientes. En los últimos meses se han convocado varias huelgas de médicos y de trabajadores sanitarios, con la consiguiente cancelación de miles de citas médicas.
Los seis hospitales (Infanta Leonor, Infanta Sofía, Infanta Cristina, del Henares, del Sureste y del Tajo) ya han privatizado sus servicios auxiliares. Otros cuatro hospitales de Castilla La Mancha (Almansa, Villarrobledo, Tomelloso y Manzanares) también externalizarán los servicios de catering y limpieza, entre otros. Alrededor del 20% de los hospitales de Valencia son de gestión privada: una tendencia que va en aumento. Y se están dando los primeros pasos en otras comunidades autónomas.
Una controvertida ley aprobada en abril del año pasado modificó el sistema de financiación del sistema sanitario y lo vinculó a las cotizaciones a la seguridad social en lugar de a los impuestos. Ya se ha excluido a los inmigrantes ilegales, y en breve podría denegarse el acceso a la sanidad gratuita a aquellos que están en situación de desempleo o que cobran más de 100.000 € al año.

Una medida impopular y arriesgada

La palabra en boga empleada por el Gobierno es ‘sostenibilidad’, pero la preocupación recae en la ‘privatización encubierta’. Si el plan se aprueba, los pacientes podrían tener que empezar a pagar 4 € por algunos de los medicamentos que reciban en los hospitales, lo cual se sumará a los actuales problemas económicos de la mayoría de españoles. También se prevé que la reforma conlleve un número importante de despidos (alrededor de 9.000) en el sector de la salud pública, que tendrán lugar este verano.
«Se trata de una apuesta un tanto arriesgada por parte del gobierno autonómico de Madrid […] El panorama es especialmente apocalíptico en un país castigado por los altos niveles de endeudamiento, el desempleo en el sector sanitario y una profunda crisis del sector farmacéutico. Si bien puede suponer un alivio temporal en el presupuesto del Gobierno, probablemente contribuirá a una profundización progresiva de la crisis del sistema sanitario del país», declaró la analista farmacéutica Chiara Cochetti, del IHS Global Insight, en una nota de investigación.
Y añadió: «Considerando que el sur de Europa cuenta con una larga y arraigada tradición de asistencia sanitaria relativamente eficaz y gratuita en el momento del uso, los planes del Gobierno español son bastante ambiciosos y poco realistas dado el ya frágil sistema de sanidad pública del país y la mentalidad tradicional española que se opone radicalmente a semejante giro hacia la privatización. El cambio a una privatización total del sistema de sanidad pública es, insisto, muy improbable.»

Privatización parcial del sistema sanitario en España

• Seis hospitales y 27 centros de salud en Madrid
• Servicios auxiliares en cuatro hospitales de Castilla La Mancha
• Fundación Hospital en La Rioja
• Dos hospitales de Extremadura externalizan sus servicios no clínicos
• Servicios auxiliares en algunos hospitales de Andalucía
• El modelo de privatización, que se instauró por primera vez en la Comunidad Valenciana en 1999, ahora representa el 20% de los hospitales
• En Galicia el ‘mega-hospital’ de Vigo es una sociedad público-privada
• Posible expansión de la privatización de hospitales en Cataluña
Madrid podría constituir un ejemplo que otras comunidades decidan seguir, especialmente por afinidad política. La administración autonómica catalana fue la pionera de un sistema sanitario mezcla de público y privado, dejando la gestión de muchos hospitales en manos de empresas privadas, y Valencia también cuenta con un consorcio de operadores privados que prestan atención primaria y especializada, alegando que ello condujo a un ahorro del 20% (modelo Alzira).
El gobierno de la Comunidad de Madrid se propone ahorrar 200 millones de euros poniendo la gestión de los hospitales y clínicas en manos privadas.
El Sistema Nacional de Salud se instauró en 1986 para proporcionar cobertura universal a todos los ciudadanos y se considera, en términos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), una institución eficaz y respetada. Sin embargo, el sistema está muy descentralizado y los servicios varían de una Comunidad a otra.

Austeridad económica y acumulación de deuda

Aparte del aumento del copago sanitario, el coste de las recetas, la exclusión de medicamentos de la financiación pública, la obligación de recetar por principio activo y de dispensar el genérico más barato, España ha introducido un nuevo sistema de compra centralizada de medicamentos que se ha puesto en marcha como proyecto piloto. En Madrid, un organismo especializado, la Junta de Compras del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), es quien gestiona este servicio. No obstante, algunas comunidades como Andalucía han conservado su propio sistema de compras al por mayor.
Con la nueva compra centralizada de medicamentos el Gobierno espera reducir el gasto farmacéutico en 150 millones de euros en el 2013.
Por lo que respecta al copago sanitario obligatorio, los pacientes pagan según su nivel de renta y los jubilados dejan de estar exentos.
Las políticas de contención de costes han impulsado un aumento del volumen del mercado de genéricos y, según la asociación de la industria farmacéutica Farmaindustria, se ha producido un descenso de las ventas de medicamentos con receta. Los datos de IMS Health muestran una caída del 11% en las ventas de medicamentos en España en el 2012.
La recesión económica y la crisis de la deuda del euro han afectado gravemente al mercado farmacéutico español. Las 17 comunidades autónomas, incapaces de hacer frente a la deuda acumulada contraída con las empresas farmacéuticas y otros proveedores, se han beneficiado de un fondo de liquidez especial creado por el Gobierno central. No obstante, los hospitales públicos ya deben más de 3.000 millones de euros a sus proveedores y tardan, de media, unos 250 días en pagarles, según Farmaindustria. Esto supone una mejora respecto a los 6.000 millones de euros que se debían en el 2011, gracias a la línea de crédito abierta por Madrid.
Los gobiernos autonómicos de Madrid, Valencia, Andalucía, Galicia y Cataluña son los más endeudados en lo que a la industria farmacéutica se refiere.
Según el periódico El País, CatSalut, la autoridad sanitaria en Cataluña, anunció en febrero que no puede pagar la deuda farmacéutica que ha acumulado y que asciende a 300 millones de euros. Según el Colegio de Farmacéuticos de Cataluña, 14 farmacias han tenido que cerrar en esta Comunidad debido al impago de facturas.

Un rayo de esperanza en el mercado de la salud

Un informe reciente de la empresa consultora KPMG concluyó que la industria farmacéutica española necesita adaptarse con rapidez a un ambiente normativo hostil para poder sobrevivir. Un 96% de los ejecutivos del sector farmacéutico encuestados afirman que las ventas han caído, pero la mayoría aún siguen invirtiendo en I+D. El informe pronostica una fuerte tendencia hacia la desinversión internacional en España en áreas no estratégicas, así como más consolidación, alianzas e iniciativas conjuntas.

El pronóstico de IMS Health para el mercado español es pesimista y apunta a que no habrá recuperación hasta el 2016

A pesar de la recesión y la crisis, España sigue siendo uno de los mercados de productos sanitarios más grandes de Europa y las privatizaciones se están expandiendo por todo el país por medio de los procesos de licitación en curso.
Ni siquiera los sucesivos recortes presupuestarios y medidas de contención de costes han podido frenar el gasto sanitario en España, que ha ascendido a más del doble en los últimos 15 años.
Los seguros médicos privados también han aumentado, con un 20% de españoles que ya están asegurados, y hay signos de que este sector está creciendo, especialmente en el clima actual de pérdida de servicios públicos.
También se perfila inminente una posible liberalización del sector farmacéutico, lo cual podría comportar un aumento de los puntos de venta y una mayor disponibilidad de medicamentos sin receta fuera de las farmacias. Las áreas estratégicas de salud en línea y telesalud también están ganando pie en el mercado español. Andalucía y el País Vasco lideran la adopción de estas tecnologías y, dado el envejecimiento de la población española, es probable que se produzca un aumento de la demanda de este tipo de productos y servicios.

COMPÁRTELO:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *