Humanización desde la farmacia. ¿Qué demandan tus pacientes?

El punto de vista del farmacéutico es esencial para conseguir crecer y desarrollar la humanización en el sistema sanitario, por ello debemos trabajar y mejorar en relación a este ámbito tan importante.

Cabe recordar que humanizar es un asunto ético que tiene que ver con los valores que conducen nuestra conducta, en este caso en el ámbito de la salud.

La humanización de la farmacia es imprescindible para poder conseguir parte de nuestros objetivos, entre ellos, conseguir una atención integral del paciente en los servicios sanitarios. Como trabajadora de una farmacia, me parece imprescindible trabajar sobre este punto y más en los momentos en los que nos encontramos, así podremos conseguir una buena dispensación.

Desde mi punto de vista como profesional, la humanización de la farmacia es una realidad que ya se ha instaurado pero que todavía tiene mucho que evolucionar. El paciente se ha convertido en el centro y él es quien tiene la última palabra con respecto a su salud, por ello es importante mantenerlo siempre bien informado y siendo él consciente de todo lo que rodea a su enfermedad.

Con la llegada de la receta electrónica y la introducción de servicios sanitarios en la oficina de farmacia se ha hecho más sencilla esta humanización, el paciente elige qué medicación necesita y se convierte en el responsable de sus propias decisiones. Con respecto a los servicios que se ofrecen en las farmacias, ellos, siguiendo los consejos y las informaciones de los farmacéuticos, son los que pautan su propio seguimiento siendo su responsabilidad en muchos casos la continuación de estos.

Llevamos años intentando trabajar la humanización del paciente dentro de la oficina de farmacia. En mi opinión cuando se entra en una farmacia lo que se intenta es que el paciente forme parte de las decisiones, pero nos centramos en la cercanía y trabajamos los valores que mejoren el proceso de la dispensación.

Como ya he comentado, la humanización es un punto imprescindible, pero está claro que la información que le aportamos al paciente debe ser siempre contrastada y de calidad para que él sea consciente de todas las características y situaciones que se pueda encontrar y sea capaz de tomar sus decisiones.

Pero la parte más importante es nuestro papel en el camino, la orientación del paciente. Por ello, debemos desarrollar una serie de cualidades para poder estar preparados frente a estas situaciones, entre ellas ser más asertivo, paciente, cercano y mejorar la capacidad de escuchar y transmitir esa información. Todas estas cualidades no son algo que se adquiera de un día a otro, es necesario realizar formaciones continuadas para poder desempeñarlas en el mostrador.

Desde mi punto de vista, las formaciones continuadas son imprescindibles no sólo para trabajar la humanización en la farmacia sino también para multitud de otros proyectos profesionales que desempeñamos en estas, por ello desde aquí hago un pequeño llamamiento para que se le dé la importancia que tiene a este tema. 

Uno de los puntos a trabajar para mejorar la humanización en la oficina de farmacia que creo que todavía no se ha desarrollado es mejorar las infraestructuras y los espacios. Pienso que deben ser más individualizados y se debe trabajar con algo más de discreción. 

Como conclusión, recalcaría que la farmacia trabaja diariamente para mantener al paciente en el centro de la atención sanitaria, pero todavía le queda mucho por hacer. 

Irene Gonzalez, @boticonsejos

 

COMPÁRTELO:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *