Lactancia materna: ¿qué debemos saber?

lactancia materna consejo farmaceuticoPor Carmen Monge, diplomada en Enfermería por la Universidad de Barcelona y especializada en Matrona en el Reino Unido. Actualmente trabaja activamente en la promoción de la lactancia materna

La lactancia materna es la forma más natural de alimentación infantil. Biológicamente estamos diseñados para dar y recibir leche materna en los primeros meses de vida. Sin embargo, la lactancia no deja de ser una habilidad que debe aprenderse y practicarse. En parte debido a un déficit de modelos de lactancia y de apoyo social, familiar y profesional; hoy en día muchas madres se encuentran con grandes obstáculos durante su lactancia.

A la consulta farmacéutica, pueden acudir madres en busca de consejo para mantener una lactancia exitosa o que ya estén desesperadas porque desconocen cómo manejar la lactancia y las redes de ayuda de su comunidad. Para poder ayudar a estas mujeres es importante tener nociones básicas en lactancia. Repasemos algunas:

– La OMS recomienda mantener lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y mantenerla de forma complementaria hasta los dos años. De hecho, la lactancia materna debería ser la principal fuente de nutrientes hasta hacia el final del primer año de vida.

– El pecho no es un depósito de leche sino que la va produciendo en función de la demanda que realiza el bebé. Aunque tiene cierta capacidad de almacenaje, es normal que a medida que se establece la lactancia, la madre deje de notar los “pechos llenos” a no ser que se salte una toma.

Dar el pecho no debe doler. El dolor en el cuerpo humano es un aviso de que existe o se está produciendo un daño. El dolor es la principal causa de destete precoz, y de él hablaremos en otro post.

– La leche materna no es estéril, tiene una flora propia y distinta entre mujer y mujer.

– La lactancia no excluye forzosamente la toma de medicamentos. Se puede comprobar la compatibilidad de la toma de medicamentos y la lactancia en la base de datos de e-lactancia.org.

Así pues, hay ciertas recomendaciones que deberíamos dar siempre que se presente una madre aquejada de dolor o dudas en su lactancia:

– Derivarla a la matrona o asesora de lactancia de la zona, incluso si ha sido evaluada por un médico. Esto es importante para que la ayuden a posicionarse el bebé y para que evalúen otras interferencias en la lactancia (chupetes, frenillos, mal agarre…).

– Mantener la lactancia a demanda, tanto en la frecuencia como en la duración. La mayoría de bebés amamantados querrán tomar pecho de manera muy frecuente (entre 8 y 12 tomas al día, o más). Es igualmente importante dejar que el bebé termine cada pecho antes de cambiarle de lado.

– Si existe dolor recordarle a la mamá que puede y debe continuar dando el pecho afectado. La acumulación de leche por un destete repentino nunca es aconsejable, y especialmente en afecciones como mastitis, abscesos u obstrucciones puesto que dificulta la curación de la afección y perjudica a la lactancia y al bebé. Si el dolor es excesivo en el lado afectado podemos recomendar la extracción de leche, manual o con bomba y derivarla a su matrona o ginecólogo.

Más adelante ahondaremos más sobre el dolor durante la lactancia y qué hacer en cada caso.

COMPÁRTELO:

Comentarios en “Lactancia materna: ¿qué debemos saber?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *