Los desabastecimientos son una preocupación creciente de las autoridades sanitarias

Hace un tiempo exponíamos en esta misma página cómo los desabastecimientos en España responden en parte a tres motivos: el sistema de precios de referencia y de agrupaciones homogéneas de medicamentos, las importaciones paralelas debidas al bajo nivel de precios de los medicamentos en España y las subastas en Andalucía. Sin embargo, también apuntábamos a que esta deficiencia del mercado farmacéutico trasciende el ámbito estatal, donde afecta hasta un 2 por ciento de los medicamentos autorizados, siendo un problema creciente en Europa, por lo que su solución debería abordarse a nivel de las instituciones comunitarias.

Si bien en numerosas ocasiones la situación se resuelve al estar disponibles otros medicamentos con el mismo principio activo, e incluso para la misma vía de administración, en otros casos no es así y el estado de salud de los pacientes puede correr peligro si no se dispone del fármaco a tiempo. Por ello desde hace ya algunos años el problema de la disponibilidad de medicamentos ha pasado a ocupar un lugar primordial en la lista de prioridades de las autoridades sanitarias europeas y la colaboración está siendo cada vez más intensa con el fin de limitar el impacto asistencial de esta problemática.

No hay un único motivo que explique los desabastecimientos, sino que son múltiples las causas que dan lugar a ellos. Así pues, con el fin de asegurar la disponibilidad y el acceso a los medicamentos autorizados, se requiere poner en marcha distintas iniciativas y llevar a cabo diferentes actuaciones. En primer término, los responsables de garantizar un suministro adecuado y continuado de los medicamentos son los titulares de las autorizaciones de comercialización, quienes, en caso de prever alguna dificultad en el aprovisionamiento, deben notificarlo cuanto antes a las autoridades sanitarias, para que evalúen su impacto y articulen posibles soluciones.

Por ejemplo, recientemente el representante local español del titular de la autorización del producto Konakion (fitomenadiona) comunicó a la AEMPS que se había interrumpido su suministro. Konakion está indicado para prevenir hemorragias en casos de déficit de vitamina K y está considerado por la OMS como un medicamento esencial. Debido a la falta de alternativa, la AEMPS tomó varias medidas con el fin de paliar el impacto de este desabastecimiento: control de envío a otros Estados miembro, restricción de la exportación a terceros países, búsqueda de medicamentos extranjeros de igual composición y solicitud a los mayoristas para que distribuyan las unidades disponibles a los hospitales que las necesiten. Este suele ser el modo típico de actuar de la Agencia en estos casos.

El problema se ve agravado debido a que las causas de la escasez de medicamentos están en gran medida infradeclaradas. No obstante, en caso de que se conozca la causa, los problemas de producción encabezan el ranking. El pasado noviembre la AEMPS inició la publicación de informes semestrales a través de los que dar cuenta de la evolución de los problemas de suministro de los medicamentos registrados en España y de las actuaciones realizadas para minimizar su impacto en los pacientes. Según el primer informe, la mayor parte de los problemas de suministro recientes se debe a problemas en la fabricación (38 por ciento) y a retrasos en la entrega del producto fabricado (21 por ciento).

Debido a la naturaleza global del mercado farmacéutico, el problema del desabastecimiento puede originarse en un país y tener impacto en varios más. Así su solución trasciende muchas veces el ámbito nacional y se requiere de una colaboración transnacional. Por ello la EMA decidió poner en marcha hace unos meses un grupo de trabajo, junto con las agencias nacionales, con el fin de abordar de una forma más efectiva los problemas de un asunto tan complejo como los desabastecimientos. Este grupo desarrolla y coordina acciones para mejorar la prevención, la identificación, la gestión y la comunicación sobre cuestiones que puedan afectar a la disponibilidad de medicamentos, con el fin de mejorar la continuidad de su suministro.

La reciente implantación de Sistema Europeo de Verificación de Medicamentos ofrece el potencial de conocer de forma precisa la situación y la tendencia de un medicamento en el territorio de la UE, de forma que se podrá incluso anticipar un potencial problema de suministro. Si bien esta herramienta no permitirá evitar las causas que pueden dar lugar a un desabastecimiento, sí se podrán tomar medidas antes de que se éste se produzca.

Por último, es justo reconocer y agradecer el talante constructivo, la empatía, el esfuerzo y la transparencia informativa de la actual dirección de la AEMPS. Quien no sólo ofrece información actualizada a través de su web, sino que también responde de forma ágil y cercana a través de redes sociales.

 

COMPÁRTELO:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *