Prevención de enfermedades… un camino por recorrer para las farmacias

Existe una tendencia cada vez más clara en la mente de cualquier persona, que incluso se hace patente en las políticas sanitarias de la mayoría de los países. Esa idea es la de fomentar la prevención de las enfermedades frente a los tratamientos.  Y es que, en una sociedad como la española, cada vez más envejecida, en la que en el año 2030 un 30% de la población tendrá más de 65 años, la tendencia y clave estará en mejorar la calidad de vida de las personas. Uno de los mecanismos para alcanzar esa mejora será mediante la prevención de enfermedades.

Quizás conviene recordar la definición de salud que nos proporciona la OMS, que nos dice que la «La salud es un estado de perfecto (completo) bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedad«. En esta definición queda implícito el concepto de prevención de enfermedad y la necesidad de implementar políticas de promoción de la salud a fin de conseguir un mayor control frente a la enfermedad.

Esto que cuento no es del todo novedoso. Encontramos que algunas de las sociedades más avanzadas como las nórdicas o la japonesa cuentan, no solo con esperanzas de vida muy altas, sino también con los mejores índices de calidad de vida según el ranking Índice Global de Envejecimiento AgeWatch, generado por la organización Help Age (movimiento global a favor de los derechos de las personas mayores). Estos países cuentan con políticas de bienestar social desde hace muchos años enfocadas a diferentes objetivos como la mejora del acceso a cuidados de la salud, además de contar con planes de acción sobre el envejecimiento y prevención de diversas patologías.

Y todo esto en la era “preCovid”. ¿Cómo nos va a afectar la pandemia de coronavirus? Pues muy probablemente cuando superemos esta crisis sanitaria mundial, el concepto y la idea de la prevención de enfermedades se nos va a quedar a la gran mayoría de la humanidad grabado a fuego.

¿Cómo podemos aportar desde la farmacia?

En general, el usuario de farmacia lo tiene muy claro y así lo demuestra la tendencia de los últimos años, en la que el mercado del Consumer Health, que cuenta con un gran número de productos destinados a la prevención, cada vez coge más peso, con cifras que van en aumento y que de manera general son responsables de entre el 30 y 40% del total de las ventas de muchas farmacias.

Es por esto que desde el mundo de la farmacia se nos presenta la oportunidad de adoptar un rol importante en esta nueva tendencia, que tanto nuestros clientes como los laboratorios han adoptado, y el plan debe ser dirigir la oficina de farmacia hacia su transformación en un verdadero espacio de salud.

Desde las Oficinas de Farmacia tenemos la capacidad, la formación y el conocimiento de los productos. Además, contamos con varias ventajas muy significativas frente a cualquier otro establecimiento donde se pueda llegar a vender este tipo de productos:

  • Somos prescriptores de alto nivel. Contamos con una extensa formación multidisciplinar en el ámbito sanitario, que debemos aprovechar.
  • Contamos con una extensa red de farmacias repartidas por todo el territorio nacional. Esa gran capilaridad de nuestro sistema hace que lleguemos a prácticamente el 100% de la población.
  • Los farmacéuticos se encuentran entre una de las tres profesiones más valoradas en España, lo que vuelve a reforzar nuestra figura como prescriptor.

Por lo tanto, las farmacias y los farmacéuticos nos encontramos dentro de nuestra zona de confort a la hora de implementar políticas y campañas de salud pública. Sigamos por ese camino y perseveremos sin perder el foco en lo importante… nuestro paciente.

Artículo de Pablo García, autor de @medicadoo.

COMPÁRTELO:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *